Milankovitch y el cambio climático 2

Fotograma de nuestro clip "Tempus Fugit" 


    






    

    Milankovitch y el cambio climático 2

    Continuando con el tema sobre el cambio climático, se producía en los últimos días un evento deseado, pero inesperado. Lo ha comunicado al mundo en general, el comité de acción política, de Lyndon Larouche (Larouche PAC) quién falleció recientemente. Se trata del primer manifiesto científico colectivo, contradiciendo la corriente dominante en la opinión pública, sobre el cambio climático. El mito del CO-2 como agente contaminante, por sí mismo. Y el mito del contaminador antrópico exclusivo.



      Por su interés vamos a reproducirlo parcialmente al final del artículo.


    Aunque hay científicos como Theofilos Toulkeridis, que hace tiempo mantienen la postura, que el cambio climático global, que vivimos, es un proceso natural en el cual, la mano del hombre, es con diferencia una fuerza menor con respecto a la naturaleza.

    Entrevista en El Comercio Theofilos Toulkeridis



Theofilos Toulkeridis dice que las emisiones de dióxido de carbono de las erupciones y lagunas superan a las industriales Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO.


   

   
    Asociación de Científicos y Tecnólogos para la Investigación Italiana" (ASTRI, por sus siglas en inglés)


PETICIÓN DE  CALENTAMIENTO GLOBAL ANTRÓPICO


    En las últimas décadas, una tesis ha difundido que el calentamiento de la superficie de la Tierra de alrededor de 0,9 ° C observado a partir de 1850 sería anómalo y sería causado exclusivamente por actividades humanas, en particular por la emisión de CO2 del uso de combustibles fósiles en la atmósfera. . Esta es la tesis del calentamiento global antrópico promovido por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, cuyas consecuencias serían modificaciones ambientales tan serias que temen enormes daños en un futuro inminente, a menos que no sean medidas de mitigación drásticas y costosas. son adoptados inmediatamente. En este sentido, muchas naciones del mundo se han unido a programas para reducir las emisiones de dióxido de carbono y son presionadas, incluso por una propaganda de golpes.


    Sin embargo, el origen antrópico del calentamiento global es una hipótesis no probada, deducida solo de algunos modelos climáticos, que son programas informáticos complejos, llamados Modelos de Circulación General. Por el contrario, la literatura científica ha destacado cada vez más la existencia de una variabilidad climática natural que los modelos no pueden reproducir. Esta variabilidad natural explica una parte sustancial del calentamiento global observado desde 1850. La responsabilidad antrópica del cambio climático observada en el siglo pasado es, por lo tanto, exagerada injustificadamente y las predicciones catastróficas no son realistas.


    El clima es el sistema más complejo de nuestro planeta, por lo que debe abordarse con métodos adecuados y coherentes con su nivel de complejidad. Los modelos de simulación climática no reproducen la variabilidad natural observada del clima y, en particular, no reconstruyen los períodos cálidos de los últimos 10.000 años. Se repitieron aproximadamente cada mil años e incluyen el bien conocido Período de Calor Medieval, el Período de Calor Romano y los períodos generalmente cálidos durante el período de Holoceno óptimo. Estos períodos del pasado también han sido más cálidos que el período actual, a pesar de que la concentración de CO2 es más baja que la corriente, mientras que están relacionados con los ciclos milenarios de la actividad solar. Estos efectos no son reproducidos por los modelos.


    Debe recordarse que el calentamiento observado desde 1900 en realidad comenzó en el siglo XVIII, es decir, en el mínimo de la Pequeña Edad de Hielo, el período más frío de los últimos 10,000 años (correspondiente al milenio de actividad solar que los astrofísicos llaman Maunder Minimal Solar ). Desde entonces, la actividad solar, siguiendo su ciclo milenario, ha aumentado al calentar la superficie de la tierra. Además, los modelos no reproducen las oscilaciones climáticas conocidas de unos 60 años. Estos fueron responsables, por ejemplo, de un período de calentamiento (1850-1880) seguido de un período de enfriamiento (1880-1910), un calentamiento (1910-40), un enfriamiento (1940-70) y un un nuevo período de calentamiento (1970-2000) similar al observado 60 años antes.


    Los medios de comunicación también afirman que los eventos extremos, como huracanes y ciclones, han aumentado de manera alarmante. A la inversa, estos eventos, como muchos sistemas climáticos, han sido modulados desde el ciclo de 60 años antes mencionado. Por ejemplo, si consideramos los datos oficiales de 1880 sobre los ciclones tropicales del Atlántico que azotaron América del Norte, parecen tener una fuerte oscilación de 60 años, correlacionada con la oscilación térmica del Océano Atlántico llamada Oscilación Multidecadal del Atlántico. Los picos observados por década son compatibles entre sí en los años 1880-90, 1940-50 y 1995-2005. De 2005 a 2015, el número de ciclones disminuyó precisamente después del ciclo mencionado. Así, en el período 1880-2015, entre el número de ciclones (que oscila) y el CO2 (que aumenta monótonamente) no hay correlación.


    El sistema climático aún no está suficientemente comprendido. Si bien es cierto que el CO2 es un gas de efecto invernadero, de acuerdo con el propio IPCC, la sensibilidad del clima a su aumento en la atmósfera sigue siendo extremadamente incierta. Se estima que una duplicación de la concentración de CO2 atmosférico, de alrededor de 300 ppm preindustriales a 600 ppm, puede elevar la temperatura promedio del planeta de un mínimo de 1 ° C a un máximo de 5 ° C. Esta incertidumbre es enorme. En cualquier caso, muchos estudios recientes basados ​​en datos experimentales estiman que la sensibilidad del clima al CO2 es considerablemente más baja que la estimada por los modelos del IPCC.


    Entonces, es científicamente irrealista atribuir a los humanos la responsabilidad del calentamiento observado desde el siglo pasado hasta nuestros días. Los pronósticos alarmistas avanzados, por lo tanto, no son creíbles, ya que se basan en modelos cuyos resultados contradicen los datos experimentales. Toda la evidencia sugiere que estos modelos sobrestiman la contribución antrópica y subestiman la variabilidad climática natural, especialmente la inducida por las oscilaciones del sol, la luna y el océano.


    Finalmente, los medios de comunicación difundieron el mensaje de que, con respecto a la causa antrópica del cambio climático actual, habría un acuerdo casi unánime entre los científicos y que, por lo tanto, se cerraría el debate científico. Sin embargo, en primer lugar debemos ser conscientes de que el método científico dicta que los hechos, y no el número de adeptos, hacen de una conjetura una teoría científica consolidada.


    En cualquier caso, no existe el mismo presunto consentimiento. De hecho, existe una notable variabilidad de opiniones entre los especialistas: climatólogos, meteorólogos, geólogos, geofísicos, astrofísicos, muchos de los cuales reconocen una importante contribución natural al calentamiento global observada desde el período preindustrial e incluso desde la posguerra hasta hoy. También ha habido peticiones firmadas por miles de científicos que han expresado su disconformidad con la conjetura del calentamiento global antrópico. Estos incluyen el promovido en 2007 por el físico F. Seitz, ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, y el promovido por el Panel Internacional No Gubernamental sobre el Cambio Climático (NIPCC) cuyo informe de 2009 concluye que «Naturaleza, no La actividad del hombre rige el clima ".


    En conclusión, dada la importancia crucial que tienen los combustibles fósiles para el suministro de energía de la humanidad, sugerimos que no se adhieran a políticas de reducción acrítica de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera con el pretexto ilusorio de gobernar el clima.


Roma, 17 de junio de 2019.

  
Fotografía obtenida de la web oficial Larouche PAC


    (...) Un grupo de prestigiosos científicos italianos publicó un llamado en contra del dogma del cambio climático provocado por el hombre, dirigido a las autoridades del Estado y del gobierno, en donde exhortan a rechazar los programas anticientíficos de reducción del CO2. El llamado lo inició Umberto Crescenti, profesor emético de Geología Aplicada, de la Universidad G. D’Annunzio de Chieti-Pescara, ex presidente de la Sociedad Geológica Italiana. Entre los miembros que firman el llamado se encuentran:


    Giuliano Panza, profesor de sismología en la Universidad de Trieste, miembro de la Academia Lincei y de la Academia Nacional de Ciencias, Premio Internacional 2018 de la Unión Geofísica Americana.

    Alberto Prestininzi, profesor de geología aplicada, Universidad de La Sapienza, Roma, ex director científico de la revista IJEGE International y director del Centro de Investigación, Prevención y Control de Riesgo Geológico.

    Franco Prodi, profesor de física atmosférica, Universidad de Ferrara (hermano de Romano Prodi).

    Franco Battaglia, profesor de química y física, Universidad de Modena; Movimento Galileo 2001.

    Mario Giaccio, profesor de tecnología y economía de fuentes de energía, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara, ex Decano de Economía.

    Enrico Miccadei, profesor de geografía física y geomorfología, Universidad G. D’Annunzio, Chieti-Pescara.

    Nicola Scafetta, profesor de física atmosférica y oceanografía, Universidad Federico II, Nápoles.

    El primer firmante es Antonino Zichichi, profesor emérito den física, de la Universidad de Bologna, fundador y presidente del Centro Ettore Majorana de Cultura Científica de Erice, Sicilia. El segundo firmante fue Renato Angelo Ricci, profesor emérito de física, de la Universidad de Padua, ex presidente de la Sociedad Física Italiana y de la Sociedad Física Europea.




    Cabe destacar, por la parte española, el trabajo del investigador,científico y académico español, José María Fúster Casas de la real academia de las ciencias. Experto vulcanólogo escribió entre otras cosas "Vulcanismo y cambio climático", dónde a principios del siglo 21, expresa muchas dudas sobre la preponderancia de las tesis "descarbonizadoras", que han sembrado mucha confusión y dudas en la opinión académica, actualmente.

    A continuación un extracto del artículo.

   Hablar de la temperatura media a escala global como medida del cambio climático puede ser una simplificación no justificada, pues existen diferencias importantes entre las anomalías térmicas de ambos hemisferios .

    Por otra parte, la correlación entre las variaciones térmicas y el contenido en CO2 de la atmósfera no sigue una ley sencilla, como puede verse comparando el tenor de CO2 ( medido en ppmv, partes por millón en volumen) y las temperaturas;por ejemplo, en el Hemisferio Norte, entre losaños 1963 y 1978, existió un período de enfriamiento prolongado que hizo pensar que en la década de los setenta se estaba iniciando una nueva «pequeña era glacial» análoga

a la que existió en el siglo XIX; no obstante, la proporción del dióxido de carbono en la atmósfera crecía como en los años anteriores a este período frío.

    La conclusión final que puede deducirse de todo lo hasta ahora indicado es que aún conocemos insuficientemente los distintos factores que integran el clima para poder explicar con precisión tanto los cambios climáticos que existieron en el pasado como los que existirán en el futuro.

    Como colofón, los que habitamos en el planeta Tierra, responsables al menos de un factor que está ligado con el calentamiento, y al mismo tiempo con la contaminación del aire, debemos contribuir a limitar en lo posible estos efectos."



Biografía José María Fúster Casas - Real Academia de Historia

Vulcanismo y cambio climático (artículo completo en pdf)



Milankovitch y el cambio-climatico 1 - pulsa para ir al enlace










Comentarios

Etiquetas

Mostrar más

Entradas populares